¿Qué pasa si mi pareja no me quiere dar el divorcio?

Contrario a la creencia popular, ningún cónyuge tiene el poder de “dar” o “no dar” el divorcio. Esa es una decisión que le corresponde a un tribunal, que en raras ocasiones se niega a conceder un divorcio cuando se cumple con todos los requisitos, y aún si se negare lo haría de manera provisional, nunca sin remedio alguno para obtenerlo. Lo que sí es cierto es que resulta mucho más fácil divorciarse si ambos cónyuges se ponen de acuerdo para efectuar el divorcio, pero, aún sin existir ese acuerdo, nadie quedará obligado a permanecer en un matrimonio. En el peor caso, habría que esperar un poco en lo que se configura una de las causales de divorcio.

Leave a Reply